U.S. SOY proporciona calidad consistente y valor económico comprobado.

¿Qué cambiaría usted después de observar los datos?

Ya sea usted un comprador de soya, un nutricionista animal o de acuicultura, un comprador de ingredientes o dueño de un negocio, no hay duda de que la soya de los EE. UU. se ha ganado un lugar como ingrediente clave de su portafolio. Nuevos datos con respaldo científico comprueban que la soya de los EE. UU. no es solo un ingrediente de mayor calidad, sino que también puede aumentar la rentabilidad de sus operaciones al darle más valor nutritivo que la soya de otros orígenes.

Los agricultores estadounidenses han conocido y promovido estas ventajas nutricionales durante mucho tiempo, pero no contaban con datos para respaldar las afirmaciones comerciales. Después de casi una década de investigación, con miles de muestras probadas, captura de datos y análisis de alimento para animales, por fin contamos con cifras concretas y una gama de herramientas para compartirlas con usted. Ahora, puede ver con sus propios ojos cómo se compara la soya de los EE. UU. con la de otros países e incrementar la rentabilidad de su empresa.

Perfil nutricional de la soya de los EE. UU.

La harina de soya es la principal fuente de proteína de la industria mundial de alimento para animales, y su importancia será cada vez mayor a medida que siga creciendo la población mundial y, en consecuencia, la demanda de proteína animal. La soya de los EE. UU. innova constantemente para entregar un producto valioso, uniforme y que genera una ventaja económica, donde las investigaciones han demostrado que es constantemente superior o similar a la de otros orígenes.

Un nuevo metaanálisis, la evaluación de calidad más completa de harina de soya de diversos orígenes que jamás se haya efectuado, aclara el panorama de la calidad de la harina de soya proveniente de distintos lugares. Esta revisión de 18 estudios y 1944 muestras cuantifica la relación entre el país de origen y la composición química, la calidad de la proteína y el valor nutritivo de la harina de soya.

El análisis, titulado “Composición química, calidad proteínica y valor nutritivo de las harinas de soya comerciales producidas a partir de soya de distintos países”, comprende soya de Argentina, Brasil, India y los Estados Unidos.

El estudio demuestra que no todas las harinas de soya son iguales. A partir de esta evidencia, los nutricionistas deben considerar el país de origen al formular raciones de alimento para dietas avícolas y porcinas.

“Uno de los puntos principales del estudio es que los clientes deben usar matrices diferentes para evaluar el valor nutricional de las harinas de soya de distintos orígenes”, explica el Dr. Mateos.

“Si compran basándose únicamente en el contenido de proteína o de sacarosa vegetal, tal vez compren un producto de menor calidad. Por lo tanto, es importante verificar todos los valores relacionados con el aporte nutritivo de la harina de soya antes de tomar las decisiones de compra, que es lo que contempla este estudio”.

Entre las fuentes de proteína de origen vegetal, la soya tiene el más alto contenido de proteína cruda, un perfil balanceado de aminoácidos y un alto grado de digestibilidad. Un conocimiento más profundo de la composición química, la calidad de la proteína y el valor nutritivo de las harinas de soya comerciales nos permite proyectar de mejor manera importantes resultados agropecuarios.

Proteína cruda

Proteína cruda: calculada midiendo el contenido de nitrógeno del alimento, se encontraron niveles más altos de proteína cruda en la harina de soya de Brasil que en la de los Estados Unidos, y los más bajos en la harina de soya de Argentina. Pero no sólo se trata de la proteína cruda; tiene que ver con la digestibilidad y el desempeño general. Veamos los detalles.

Fibra cruda (CF) y fibra detergente natural (NDF)

Definidas como la parte indigestible pero parcialmente fermentable del alimento para animales, la CF y NDF fueron mayores en la harina proveniente de Brasil e India que en la de los Estados Unidos y Argentina. Esto coincide con la mayoría de las investigaciones publicadas.

Azúcares

La soya contiene casi la misma cantidad de carbohidratos que de proteína. Los carbohidratos en la harina de soya consisten en azúcares libres, oligosacáridos y algunos polisacáridos de almidón y de no almidón. De particular importancia es el disacárido sacarosa, un carbohidrato altamente digestible que, cuando está presente en la harina, incrementa el contenido energético y la palatabilidad del alimento para animales. Se encontró un mayor contenido de sacarosa en la harina de soya de los Estados Unidos y Argentina que en la de Brasil e India. Lo mismo puede afirmarse para los oligosacáridos, como la estaquiosa. En cambio, la rafinosa fue menor.

Aminoácidos

Esenciales para la función animal, los aminoácidos son responsables del crecimiento y el desarrollo de un organismo, desde la formación de músculos y la regulación del sistema inmunitario, hasta la producción de hormonas y neurotransmisores. Hay 20 aminoácidos que comprenden el código genético. Estos aminoácidos pueden disponerse en una cantidad infinita de combinaciones para crear proteínas funcionales. De estos 20 aminoácidos, hay 10 que los animales no pueden producir. Los animales pueden reciclar algunos aminoácidos para formar proteínas nuevas, pero otros aminoácidos, como la lisina, metionina y treonina, solo pueden obtenerse por medio del alimento. Con 10 aminoácidos esenciales y 10 no esenciales, la harina de soya es una opción que genera valor económico para suministrar aminoácidos esenciales y tiene buen contenido y digestibilidad de lisina. La harina de soya también tiene una alta calificación de digestibilidad de treonina.

Contenido energético

El contenido energético de la harina de soya depende del contenido y la digestibilidad de la fracción de proteína y del contenido de sacarosa, oligosacáridos y fibra. Se utiliza la energía metabolizable aparente (AMEn) para generar valores de energía de las harinas de soya para formulaciones de alimento para animales; sin embargo, no toma en cuenta la digestibilidad de la fracción de proteína ni la diferencia en el contenido de sacarosa y fibra. Por lo tanto, es probable que las matrices actuales subestimen la aportación real de la energía de la harina de soya de los Estados Unidos. No obstante tener un contenido más bajo de proteína cruda, la harina de soya de los Estados Unidos tenía un contenido energético similar o incluso superior para aves y cerdos que la harina de soya de Brasil, lo que sugiere una mayor digestibilidad de la proteína.

Con niveles más altos de sacarosa, un perfil de aminoácidos bien balanceado, mayor digestibilidad, mayor energía metabolizable y menor contenido de fibra, las características de calidad de la proteína son mejores para la harina de soya de los Estados Unidos que la de otros orígenes. Consulte el metaanálisis y véalo con sus propios ojos.

Composición química, calidad de la proteína y valor nutritivo de las harinas de soya comerciales de diferentes países: Un estudio meta-analítico.
DESCARGAR  

Rentabilidad: vea más allá de la proteína

¿Qué significa todo esto en cuanto a la eficiencia de producción y la rentabilidad de las operaciones porcinas y avícolas? Eso es lo que los nutricionistas y especialistas en formulación de alimentos para animales querían saber. Con esta meta en mente, Genesis Feed Technologies desarrolló una herramienta de software conocida como la calculadora nutricional de la soya (NVC) para visualizar mejor los costos del alimento para animales.

La calculadora nutricional de la soya (NVC) se basa en los datos nutricionales provistos por el meta-análisis para ayudar a los comerciantes y compradores a evaluar mejor el valor económico de la harina de soya en los mercados mundiales.

El software toma en consideración fórmulas de alimento para animales representativas de los fabricantes regionales de alimento, comenta Peter Schott, director ejecutivo y cofundador de Genesis Feed Technologies. En este cálculo también se utilizan valores nutricionales y precios de los demás componentes de la dieta.

La NVC indica que la harina de soya de los EE. UU. es el principal contribuyente para reducir el costo en dietas de aves de engorde.

Al comparar las reducciones de costos con la incorporación de datos del estudio metaanalítico, las primas que pueden obtenerse al usar harina de soya de los EE. UU. en la producción de alimento para animales son de USD 14,57 a USD 23,24 por tonelada superiores a la harina de soya argentina, y USD 2,48 a USD 10,26 por tonelada superiores a la harina de soya brasileña.

Soymeal premiums comparison

La soya y los productos de harina de soya de los EE. UU. ofrecen una ventaja de precio y ocupan el primer lugar en varios atributos nutricionales importantes al compararlos con los productos de otros orígenes, incluidos asombrosos perfiles de aminoácidos y energía.

“Aunque los aminoácidos y la energía no parecen muy emocionantes, los cambios pequeños pueden generar grandes incrementos en la rentabilidad”, explica Schott.

“Hemos creado una plataforma que combina datos de las formulaciones con información de calidad y precio de los ingredientes. Ahora, las empresas de alimentos para animales pueden tomar decisiones informadas y rentables que reduzcan los costos”.

A final de cuentas, esta herramienta les da a los comerciantes y compradores una plataforma para conectarse directamente con los nutricionistas, a fin de informar mejor sus inversiones en alimento para animales”, dijo Schott.

Reserve una demostración de la NVC de la soya con un representante de U.S. Soy en el país, y descubra cómo puede hacer más que simplemente reducir costos: puede aumentar la eficiencia y la rentabilidad de su empresa en general.

Soya de los EE. UU.: calidad confiable

Realidad: no todas las soyas son iguales.

Los agricultores estadounidenses son conocidos por producir soya de alta calidad, pero el término “calidad” tiene tantas definiciones como usos hay para la soya. Para algunos, la alta calidad se refiere a un alto contenido de proteína cruda, una cantidad mínima de materia extraña, y tamaño y aspecto uniformes. Sin embargo, las investigaciones muestran que la calidad también influye en la composición energética, según el Dr. Gonzalo Mateos, profesor de Ciencias Veterinarias de la Universidad Politécnica de Madrid, España.

El Dr. Mateos, nutricionista de animales de renombre mundial, pregunta: “¿Por qué la energía es tan variable, si la variación en la composición de la proteína es mínima o nula?”

Todo tiene que ver con la calidad, afirma, señalando que algunos factores están fuera del control del agricultor. Algunas de las variables regionales son la calidad del suelo y los niveles de fósforo, hierro y potasio. Estos elementos varían según el tipo de suelo y la cantidad de fertilizante o estiércol que se aplique. Además, el Dr. Mateos explica que la composición de aceites y aminoácidos varía según el lugar donde creció la planta, y que esto depende de la latitud, humedad, temperatura y horas de luz del día, factores que están fuera del control humano.

“Esto es importante, ya que el contenido de azúcar de cada materia prima, incluido el café, tiene influencia de la latitud y altitud”, dice el Dr. Mateos. “Aunque a la mayoría de las personas les preocupa la calidad de la harina, considero que uno debe preocuparse por la calidad del grano: si entra basura, sale basura”.

La calidad de la soya mejora al alejarse del ecuador, en lugares donde el calor y la humedad no son perjudiciales. El Dr. Mateos explica que, al aproximarse al ecuador, donde la humedad es más alta, un porcentaje mayor de la soya comienza a germinar durante el almacenamiento y envío, y es entonces cuando comienza a perderse la energía.

“No es la latitud en sí, sino lo que implica: luz de día, humedad y temperatura”, comenta el Dr. Mateos. Esto, sumado a las diversas prácticas adoptadas por la cadena de valor de la soya de los EE. UU., es la razón por la cual los agricultores estadounidenses pueden entregar constantemente soya de la más alta calidad. Y, como señaló el Dr. Mateos, el punto de partida de la soya es importante cuando se usa en forma de alimento como fuente de energía y nutrientes para animales, como aves, cerdos y peces.

V. Compara y comprueba: soya de los EE. UU. un estándar de oro

El metaanálisis y la NVC de la soya muestran el valor proteínico superior de la soya de los EE. UU. por su perfil de aminoácidos. También demuestra, mediante comparaciones de distintas formulaciones de alimento para animales, tanto para especies como fases de desarrollo específicas, por qué es probable que la soya de los EE. UU. sea más valiosa para su empresa, en comparación con la soya de otros orígenes. Una vez que integre la harina de soya de los EE. UU. en sus raciones alimenticias, verá por qué se la considera el “Estándar de oro”. compare y compruebe las ventajas de usar la soya de los EE. UU. ahora y en el futuro. Año tras año, cosecha tras cosecha, la soya de los EE. UU. brinda calidad, fiabilidad y valor constantes y comprobados, por lo que se ha ganado un lugar como socio de confianza en todo el mundo.